Por fin, has terminado tu tratamiento de ortodoncia con invisalign y estás deseando lucir tu sonrisa perfecta. Después de un tratamiento largo, es importante sentirse orgulloso del esfuerzo y del resultado final. Pero no hay que olvidarse de la fase de retención post-ortodoncia, ya que es tan importante como el propio tratamiento de ortodoncia invisalign.

Existen diferentes tipos de retenedores de ortodoncia o mantenedores:

  • Barritas fijas que se colocan detrás de los dientes, siempre de canino a canino, y normalmente sólo en la arcada inferior, aunque a veces también se pone una barrita en la arcada superior.
  • Mantenedores de plástico transparentes y removibles (de quita y pon).

Según la valoración de tu ortodoncista, elegirá uno u otro mantenedor, o la combinación de ambos. El profesional es el que conoce bien cómo se han movido tus dientes durante el tratamiento y cuál es la tendencia de su movimiento. Por eso, es muy importante hacerle caso en todo momento y seguir las instrucciones de uso.

Hoy en día, existe una creencia bastante extendida, ya que muchos pacientes piensan que una vez terminada la ortodoncia con invisalign, no es necesario hacer nada más. Pero en realidad, es justo lo contrario.

Después de terminar la ortodoncia, el hueso está aún consolidándose por lo que el uso de un mantenedor o retenedor es fundamental para evitar la tendencia de los dientes a volver a su posición inicial. Por eso, es muy importante que lleves puestos los mantenedores una media de 20 horas al día, como si se tratase de un alineador de invisalign. Una vez completado el primer mes, podrás ir disminuyendo el número de horas de uso por el día del mantenedor (siempre siguiendo las indicaciones del especialista), hasta conseguir llevarlo sólo para dormir. ¡Para siempre ¡.

Recuerda que los dientes se mueven toda la vida. Además, tal y como hemos comentado antes, el primer año es crucial: si durante el primer año no tenemos en cuenta la fase de retención, es muy probable que los dientes se muevan.

Llegará un momento que sólo tengas que llevar los mantenedores para dormir. Pero ten cuidado porque si has disminuido las horas de uso y notas en algún momento que, al ponértelo, la presión es mayor, los dientes se han movido, por lo tanto, aún no estás listo para estar tanto tiempo sin el mantenedor.  Por eso, tendrás que aumentar las horas de uso por el día, siempre bajo la supervisión e indicaciones de tu ortodoncista. Todo esto, dependerá de cada paciente, y de la rapidez de formación y consolidación de tu hueso.

Es imprescindible seguir las indicaciones del especialista. Con frecuencia, acuden a nuestra clínica MaxDental en Madrid, pacientes que han llevado ortodoncia hace años y que necesitan comenzar de nuevo con el tratamiento por no haber llevado el mantenedor para dormir, o por haberlo usado sólo unos meses tras finalizar el tratamiento y luego dejar de usarlo, bien por pereza o por desconocimiento.