Alinear la dentadura mediante un tratamiento ortodóncico, suele conllevar una elevada inversión financiera y lo que menos interesa es sumar gastos adicionales debidos a la reparación o sustitución de aparatos rotos. Por lo tanto, es indispensable cuidar la ortodoncia invisible de forma meticulosa, sin olvidarse de los dientes y encías. Si sus hijos o usted se han sometido a un tratamiento de ortodoncia, los siguientes consejos pueden ayudarle a proteger su inversión y garantizarle una salud bucal óptima durante y después del tratamiento.

A continuación, le explicamos qué debe tener en cuenta durante un tratamiento de ortodoncia, ya sea tradicional, lingual o invisible.

Ortodoncia tradicional

La ortodoncia tradicional consiste en unos aparatos ortodóncicos tradicionales, más conocidos como brackets que se sitúan en la superficie frontal de los dientes que sostienen unos arcos de alambre horizontales. Según nuestra experiencia en Max Dental, estos aparatos de ortodoncia fija dificultan la higiene y aumentan la retención de comida y placa bacteriana, lo cual puede aumentar el riesgo de padecer una enfermedad periodontal. Asimismo, pueden salir manchas en los dientes. Por lo tanto, es importante cepillarse suavemente lo dientes después de cada comida y usar hilo dental.

Normalmente, es buena idea inspeccionar la ortodoncia al cepillarse los dientes para comprobar que no haya piezas sueltas ni rotas. Para prevenir este tipo de daños, se aconseja evitar alimentos duros, pegajosos o masticables, tales como nueces, chicles, gominolas o incluso palomitas de maíz. Morder frutas y verduras duras, como manzanas y zanahorias, también es motivo de preocupación, pero estos alimentos pueden tomarse en trocitos pequeños. Además, algunos hábitos malos como masticar hielo o morderse las uñas pueden romper los aparatos ortodóncicos, por lo que es muy importante eliminar estas malas costumbres.

Los niños que practican deporte y llevan brackets, es necesario que usen protectores bucales, para no interferir en la evolución de su ortodoncia. De esta forma, con el uso de los protectores bucales suaves, se protegen las mejillas y los labios frente a los cortes y se previenen daños en los aparatos en caso de caídas o golpes faciales.

Ortodoncia lingual

Según el Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de Madrid, la ortodoncia lingual es muy parecida a la ortodoncia vestibular tradicional, con la diferencia de que los brackets y los arcos de alambre se colocan en la cara interior de los dientes y, por tanto, no se ven. El cuidado de la ortodoncia lingual es similar al de la ortodoncia tradicional en lo que respecta a limpiar los dientes y evitar los alimentos duros o pegajosos. Sin embargo, su ubicación puede dificultar saber si están dañados o si se han eliminado correctamente la placa y las partículas alimentarias a su alrededor. Por eso, la ortodoncia lingual requiere una inspección periódica.

Ortodoncia invisible

La ortodoncia invisible utiliza alineadores transparentes que se sitúan sobre los dientes. Tanto en niños como adultos, se recomienda mantener estos dispositivos en la boca de 20 a 22 horas diarias, lo cual equivale a retirarlos únicamente para cepillarse los dientes y comer. El cuidado dental es fácil durante el tratamiento, ya que no hay aparatos incómodos que dificulten la tarea.

Gracias a Invisalign, los pacientes que se sometan a este tratamiento, apenas notarán que llevan alineadores. Además, nuestro Dr. Jose Andrés Rial cuenta con la insignia GOLD, de Invisalign. Se trata de un certificado exclusivo que sólo reciben los doctores más experimentados en Invisalign, convirtiendo a nuestro doctor en especialista reconocido en ortodoncia invisible con Invisalign en la Comunidad de Madrid.

A la hora de lleva un cuidado específico, es suficiente con usar el hilo dental una vez al día y cepillarse los dientes después de las comidas. Una vez cepillados los dientes, los alineadores se limpian con un cepillo y se enjuagan antes de volver a colocarlos en la boca. Limpiarlos con frecuencia y evitar las bebidas oscuras y ácidas evita que se manchen los alineadores.

Para prevenir daños materiales en los alineadores, preste atención al colocarlos y retirarlos: no los fuerce ni utilice instrumentos afilados. Debe colocarlos en su posición con las yemas de los dedos, ejerciendo una presión equiparable sobre los molares derecho e izquierdo. Para retirarlos, tire de ellos suavemente, empezando por los molares en dirección a los incisivos.

Independientemente del tipo de tratamiento ortodóncico que elijas, el cuidado adecuado es la clave para evitar precios de ortodoncia invisible añadidos y tratamientos prolongados. De esta forma, prestar una atención adecuada a los dientes y encías le asegurará lucir una sonrisa saludable y perfecta cuando finalice el tratamiento ortodóncico.